Efectos del Coronavirus en la economía mundial.

Además de la salud de muchos ciudadanos, que esperemos se controle cuantos antes las empresas se están preguntando qué consecuencias tendrá en sus cuentas este fastidioso coronavirus.

En primer lugar se espera que el crecimiento económico de China disminuya a 4.5% en el primer trimestre de 2020, el ritmo más lento desde la crisis financiera, según una encuesta de economistas de Reuters.
«La demanda mundial de petróleo ha sido duramente afectada por el nuevo coronavirus», dice la Agencia Internacional de Energía.
Los cierres de fábricas están ralentizando el flujo de productos y piezas desde China, afectando a compañías de todo el mundo, incluidas Apple y Nissan.
A medida que China lidia con el coronavirus, el daño económico aumenta en todo el mundo.

Hay alrededor de 70,000 casos confirmados de COVID-19 a fecha de hoy (mediados de febrero de 2020), el nuevo coronavirus que surgió en Wuhan, China, en diciembre y se está extendiendo por todo el mundo.

Las empresas están lidiando con la pérdida de ingresos y las cadenas de suministro interrumpidas debido al cierre de fábricas en China, decenas de millones de personas que permanecen encerradas en docenas de ciudades y otros países extendiendo las restricciones de viaje.

Con muchas empresas y países que dependen de la salud de la economía de China, aquí hay algunas formas en que el brote está causando estragos en todo el mundo.

Depresión económica a la vista:

China es la segunda economía más grande del mundo y la principal nación comercial, por lo que las consecuencias económicas del coronavirus también amenazan el crecimiento global.

Los economistas encuestados por Reuters entre el 7 y el 13 de febrero dijeron que esperaban que el crecimiento económico de China cayera al 4,5% en el primer trimestre de 2020, frente al 6% en el trimestre anterior, el ritmo más lento desde la crisis financiera.

Sin embargo, los economistas estaban optimistas de que la economía de China se recuperaría rápidamente si se pudiera contener el virus.

Se pronostica que la economía de China crecerá a su ritmo más lento desde la crisis financiera.

Caída de la demanda de petróleo:

China es el mayor importador mundial de petróleo. Con el coronavirus afectando la fabricación y los viajes, la Agencia Internacional de Energía (AIE) ha pronosticado la primera caída de la demanda mundial de petróleo en una década.

«La demanda mundial de petróleo se ha visto muy afectada por el nuevo coronavirus (COVID-19) y el cierre generalizado de la economía de China. Ahora se espera que la demanda caiga 435,000 barriles interanuales en el primer trimestre de 2020, la primera contracción trimestral en más de 10 años «, dijo la AIE en su último informe mensual.

Interrupción al comercio:

La escasez de productos y piezas de China está afectando a las empresas de todo el mundo, ya que las fábricas retrasaron la apertura después del Año Nuevo Lunar y los trabajadores se quedaron en casa para ayudar a reducir la propagación del virus.

El socio de fabricación de Apple en China, Foxconn, enfrenta un retraso en la producción. Algunos fabricantes de automóviles, incluidos Nissan y Hyundai, cerraron temporalmente fábricas fuera de China porque no podían obtener piezas.

La industria farmacéutica también está preparándose para la interrupción de la producción mundial.

Muchas ferias comerciales y eventos deportivos en China y en toda Asia se han cancelado o pospuesto.

Las industrias de viajes y turismo se vieron afectadas desde el principio por la interrupción económica del brote.

Se espera que los ingresos globales de las aerolíneas disminuyan entre 4 y 5 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2020 como resultado de cancelaciones de vuelos, según un informe de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de la ONU.

La OACI también pronostica que Japón podría perder $ 1.29 mil millones de ingresos por turismo en el primer trimestre debido a la caída de los viajeros chinos, mientras que Tailandia podría perder $ 1.15 mil millones.

Desde VSV EuroGlobal recomendamos calma y tomar decisiones según la coyuntura presente. Tal vez pueda ser un buen momento para buscar nuevos proveedores en otros países y porque no, dirigir los esfuerzos de ventas a países con potencial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

back to top